Acerca de

Soledad Marsan es el nombre que he elegido para vivir.

Tengo la suerte de vivir otra vida. Un accidente automovilístico me llevó al borde de la muerte y me dejó graves secuelas. Lejos de ser una desgracia, ha sido una oportunidad para rehacerme, algo que nunca había soñado.

Esta segunda vida que empezó en Londres, pronto hará tres años.

Me resulta imposible alcanzar ahora el nivel de exigencia y la intensidad de mi vida anterior, como madre de familia y profesional, pero me siento con energía para seguir caminando, de otro modo, con esta nueva personalidad, y quiero dejar claro que ahora soy otra persona, ajena a quien llevaba mi nombre antes del accidente.

A %d blogueros les gusta esto: